RCh | Libros | "JORGE, EL NADADOR " de Leopoldo Torre Nilsson (1978)
    El invierno como felicidad
POR E. G.

MataderoEsta es la última novela de Leopoldo Torre Nilsson, y fue editada ese 1978, que fue el año en que murió. El protagonista - que nunca sabremos cómo se llama, aunque podríamos llamarlo como él le dice a la primera chica que le gusta que se llama, intentando protegerse, porque "tener el nombre, es tener al otro", es decir, Jorge, el nadador - tiene algunos rasgos que podríamos atribuir al mismo Torre Nilsson: por ejemplo, su tamaño y su miopía.

Este Jorge, que no se llama Jorge, tiene algunos rasgos similares al personaje de Sosa, el derrotado de su primera novela. La diferencia es que "Jorge" tiene objetivos que cumplirá: trasladar el cuerpo de su padre, que murió por suicidio, desde el pueblo natal del protagonista hasta Mar del Plata, la ciudad que "Jorge" y su madre viuda han adoptado como hogar, y levantar los techos de la casa que han conseguido alquilar por el poco dinero que tienen. "Jorge" que, a pesar de ser primero niño, luego adolescente y más tarde joven, siempre nos parece adulto, cumple ese objetivo, trabajando como cuidador de casas. Esas casas que en verano se pueblan de las risotadas de los veraneantes y que en invierno, silenciosas, se convierten en los dominios de "Jorge".

Otra diferencia es que "Jorge" logra la felicidad, aunque sea por momentos: primero y sobre todo, en el mar, nadando, en invierno, y en la misma estación, en sus casas con grandes ventanas que le permiten mirar hacia el mar, en definitiva, su único amor.

El final me dejó amargada, es triste, desolado, salado quizá, cruel. Sin embargo, debo reconocer que toda la novela, con su pintura tan justa y elíptica de la soledad, ya habían preparado el terreno para tal desasosiego.

<<Anterior