RCh | Música |"MIRRORED" de Battles (2007)
   

Entrada sólo para locos, cuesta la razón

POR LORENA PAPALARDO

Damas y caballeros, se abre el telón… con ustedes ¡Battles!

Volvemos a presentar Mirrored, exitosa desde el 2007, ya que todavía no se han escuchado quejas, ni críticas al respecto. Podemos decir que aún no son un clásico como Pink Floyd o King Crimson, pero los vamos a presentar como un futuro clásico ¿y por qué? No es sólo porque arbitrariamente elegimos este disco entre otros, sino porque hasta podemos afirmar, sin aires de presuntuosidad, que “acá esta lo que se viene” y que proverbio más común entre las críticas, pero hay que ser sincero, si hay estilos que van a emerger o serán clásicos de esta época serán aquellos que jueguen con la música como lo hace Battles, y aunque muchos ya lo han hecho, en ellos se distingue la forma de hacerlo.

Así que ya sentados en sus butacas, los invito a disfrutar del Math Rock. ¿Y esto significa? La respuesta estará cuando se adentren en el tema Rainbow y perciban las características propias del género: un ir y venir en tonos, pausas (que podríamos catalogar de desubicadas), estructuras que se desestructuran y hacen sentir una desarmonización que a su vez armoniza. Los protagonistas de esta obra Dave Konopka (bajo, guitarra y efectos), Ian Williams (guitarra y piano), John Stainer (batería) y Tyondai Braxton (guitarra, piano y vocal) han demostrado ya su estilo en bandas como Helmet, Lynx, Don Caballero y Storm & Stress.

Entonces comienza el espectáculo y aunque es difícil hacer un recorrido por cada track, hay algunos que no dejan de derretirse en la cabeza. No parecen molestar un piano y una batería que dan inicio al tema, pero es inevitable que llame la atención una especie de silbido, que luego se convierte en una voz que funcionará como instrumento de viento a lo largo del disco (Race In). Ya en el final de este primer tema se descubre algo que hace que algunos se levanten de sus butacas, chiflen, tiren tomates, reclamen en la entrada, y si bien admito haber pensado lo mismo, recomiendo que vuelvan a sentarse y aunque una voz distorsionada casi robótica les enferme la cabeza, luego les encantará de tal manera que no les importará hundirse en la oscuridad de la ciudad (Atlas). Comienzan una serie de tracks instrumentales, pero siempre está la voz de Braxton, que los digerirá entre pianos que han sido procesados de tal manera que el espacio hacia donde tienen que correr, porque por alguna razón tienen que correr, comienza a reducirse de manera lenta, paulatina, gradual, pausada y suave hacia el final del tema Tonto donde un bajo se adueña completamente de sus cabeza para mantener esas pocas notas descansando hasta el silencio. Y así un sinfín de notas los recorrerá por un millar de lugares y sensaciones, están desesperados, encantados, amortiguados, plasmados, arruinados, ahogados, maravillados y se acerca el final. Para marcar el extrañamiento que generarán los temas Tij, Race Out y Katoman, asfixian en un sentir apocalíptico, donde los graves se clavan en el pecho y hacen tambalear sus miradas que se pierden para tropezarse, caer y hundirse en una butaca eterna.

myspace de battles

Siguiente >>