RCh | Discos |"JIM NOIR" de Jim Noir(2008)
    Jovencito comandante sin galera
POR RICARDO CABRAL

Sí, creo que sí. Irse volando y ya. De tanta euforia de Mayo 68 y sus secuelas musicales radiográficas, de tanto agotamiento temprano de la energía que nutre a la creatividad y el crecimiento espiritual humano (que algunos llaman “prana”), echar mano a la figura de alguien que nos lleve a la luna o Marte, no debe leerse como una reiteración, sino como un beneplácito todavía gratuito de nuestra imaginación. Hacé como quieras: decile a Jim Noir que el Mayor Tom de Bowie era un holograma, pero que en perspectiva, su Comandante Jameson es también holograma y proporcionalmente se nutre de anhelos.

RADIOHEAD ¿O será verdad que un tipo logró salirse de esta mierda para sondearse desde lejos y decirnos All right, Happy day today, y que la vida suena como un Good old vinyl en la era digital? Ah, sí, pero que el comandante sea inglés, y meche con el modo de ser victoriano en el orden de entrecasa y liberal en el amor. O monógamo pero amante de la belleza que a pesar del desastre que hemos hecho se tiende aún por una campiña a tientas deshabitada.

Sí, claro, todo el mundo habla del re re revival de la psicodelia y los fines de los sesentas venían con premio: alucinar un mundo que sí existe, por suerte más allá de las limitaciones terrenales. Y esas revistas buscando al nuevo cristo mancuniano en el elegante jovencito de galera -bah no usa galera, sino un sombrero corto, pero no me acuerdo como se llama - Alan Roberts (¿era necesario llamarlo el Beck de Manchester?), esperando sacarle un chiste, ya que su alias juega de prestado del comediante Vic Reeves.

Pero no hay comedia. Más bien una novela corta con el Comandante desarmado de protagonista, tomando la presión atmosférica con la escotilla abierta para no perder el avistamiento estelar de la década.

Siguiente >>