Logo RCh
 
Gancia
 
 
 
    edi1a
 
NEWS   REVIEWS   COLLAGE   TREND    PREVIAS   L'EQUIPE   CONTRAHOME
edi1b
  RCH | Joe Boyd, cuenta todo en "Bicicletas blancas"
  El que lo enchufó a Bob
 

esPÍRITU COSMOPOLITA, PIONERO ENVIDIABLE, SE CODEÓ CON LOS MÚSICOS MÁS IMPORTANTES DE LOS '60, DESCUBRIÓ A NICK DRAKE, ETC. ETC. LO QUE TIENE PARA DECIR ESTÁ EN SU JUGOSO LIBRO, EDITADO EN ESPAÑOL EL AÑO PASADO.

 

POR GUSTAVO ÁLVAREZ NUÑEZ

Tal vez su nombre no llame la antención enseguida. Pero si decimos que fue el descubridor de Nick Drake, el productor del glorioso primer single de Pink Floyd y que se encargó de enchufar la guitarra eléctrica de Dylan en su controvertida presentación en el festival de Newport en 1965, ahora esperemos que sí resulte familiar el ya no tan desconocido Joe Boyd.

Si detrás de todo gran hombre hay una gran mujer, ¿detrás de todo gran grupo o solista hay un gran productor? Las trayectorias de Phil Spector, George Martin, Brian Wilson, Martin Hannett o Brian Eno y sus logros con partenaires hoy más que conocidos y exitosísimos así lo confirman. En el caso de Boyd, su aporte al folk británico es parte de su fama y legado: las producciones para Fairport Convention, The Incredible String Band, Vashti Bunyan y el hacedor de Pink Moon se encargaron de poner su apellido en las marquesinas de la música de los 60 y tornarlo sinónimo de qualité.

 

El lugar común dice que si uno vivió intensamente una época, no la recuerda. En un maravilloso mapa de la década del 60, el libro Bicicletas blancas (White Bicycles: Making Music in the 60´s, 2006; editado en España al año siguiente), Boyd arremete contra el tópico con un carrusel de anécdotas de todo calibre. Y levanta la mano para decir lo suyo. Por eso es muy atrapante su lectura y una visita obligada para los amantes de la cultura rock. Porque Boyd se codeó con muchos de los músicos más influyentes de la década del 60. Es decir, estuvo ahí, en el lugar indicado, en el momento indicado. Y puede hacer memoria tanto con soltura y gracia como con agudeza y juicio instantes de una vida pletórica en encuentros significativos.

A su vez, Bicicletas blancas se lee como una novela de iniciación; la entrada a un mundo nuevo de un niño que no se conformaba con los sonidos pasteurizados que la televisión de los años 50 quería hacer pasar por rebeldes; un adolescente que le pica el bichito de precoz productor de espectáculos y lleva a los escenarios de su pueblo viejas gemas olvidadas del blues y el jazz; un muchacho que se lo cruza a Dylan antes de ser “Dylan” y percibe que “tiene algo”; el tipo que ve el potencial de la psicodelia (levanta el UFO en Londres, sitio por donde pasó la crème de la crème de la época) como el deterioro anticipado… Ya en el prólogo admite que los 60 empezaron en 1956 y acabaron en 1973.

Antes que nada, hay que aclarar que Boyd es un norteamericano que a mediados de los 60 cruzó el continente varias veces como road manager de varios grupos y solistas de jazz y blues. Es decir, un universitario de clase media tentado por los aires de sofisticación y aventura detrás de conocer otros lugares, de ver otras culturas, de espiar otra génesis artística. Un cosmopolita si nos dejamos llevar por lo señalado por el especialista de origen inglés Kwame Anthony Appiah, autor de Cosmopolitanism: Ethics in a World of Strangers: “Un cosmopolita es un hombre que siente curiosidad, respeto e interés por las formas de vida y valores de cualquier comunidad. El cosmopolitismo implica una actitud comprensiva hacia los comportamientos que puedan resultarnos más extraños e incluso revulsivos”. Algo que Boyd también desarrolló a lo largo de veinte años al frente del sello Hannibal Records, al darle cauce a esa etiqueta musical que es la “world music”

www.joeboyd.co.uk

  © 2007 ruletachina.com - REVISTA VIRTUAL - Todos los derechos reservados - República Argentina