RCH/Morfi Jiménez, fotógrafo peruano

 

 

 

La autonomía de la inspiración

 

CON SUS RETRATOS GANÓ EL PREMIO HASSELBLAD, EL MÁS PRESTIGIOSO DE LA INDUSTRIA FOTOGRÁFICA. A LA HORA DEL DISPARO, PREFIERE MUJERES HERMOSAS FUERA DE LOS CÁNONES, LA VIDA CAMPESINA DE PERÚ Y LOS PAISAJES DE SU NIÑEZ.

POR MARCOS BRUGIATI
 

Retrató desnuda a Betty y a otros: un cuerpo fuera de los cánones de la belleza socialmente aceptada. Las cosas simplemente se dieron, no hay ningún rollo reivindicativo de la gordura. Ellas posan como son y como quieren. Son gordas, ¿y?

“Retratar desnudo un cuerpo fuera de los cánones fue un completo reto para mí. Estas fotos simplemente se dieron de manera espontánea. Conocí a Betty a través de una amiga pintora, me cautivó su personalidad, súper desenvuelta y sin ningún complejo por su figura. Accedió de inmediato y no pudimos estar más contentos con los resultados. La otra modelo se llama Audrey y es de Nantes (Francia), la conocí en Lima y le encantaron las fotos de Betty, así accedió también a posar para mí”.

Sus retratos: marcados por un estilo intimista donde la luz precisa la estética rigurosa en cada toma.

Su primera cámara: una Canon EOS 100 de película -regalo de su abuela-.

Morfi Jiménez nació en Perú, Lima. Allí vive y trabaja. 34 años. Fotógrafo. Estudió Comunicación Audiovisual & Publicidad, allá. Retratista autodidacta.

Vive en San Isidro (en un depto muy chico), uno de los barrios más tradicionales de Lima, en una esfera comercial, urbe muy céntrica. Mucha gente. Humedad casi del 100% en invierno. Cielo eternamente gris. Luz bella para retratos. “Si bien Perú es un país con mucha pobreza se ha recuperado estos últimos años, amo mi país y no quiero salir de aquí”.

Su primera relación con la fotografía fue en 1997 como practicante de reportero gráfico en un diario de Lima. Adquirió allí práctica en laboratorio, revelado de fotos en blanco y negro y más. Se dedicó a la fotografía de eventos. Trabajó para empresas. En 2004 se convirtió en profesional: adquirió su primer equipo de iluminación. Logró desarrollar muchos proyectos y accedió a otro tipo de clientes y encargos más exigentes, desde fotografía industrial y publicitaria hasta retratos.

Sus obras de la vida campesina y rural del Perú (lo que más ama), lo hicieron merecedor del premio Hasselblad Masters Award 2008 en la categoría retrato.

“Puedo vivir de la fotografía, no es fácil conseguirlo pero sí se puede”.


Pag. 2 >>
  © 2007 ruletachina.com - REVISTA VIRTUAL - Todos los derechos reservados - República Argentina