RCh| Cinco tips sobre Ed Sanders
Un grano de arena en el caos
 
<< Pag. 1
 

 

3

Tuvo una librería en donde, dicen, se cocinaban los mejores platos lisérgicos del planeta. De esa librería salió el inmortal espíritu beatnik que aún al día de hoy nadie sabe bien de que va. Pero él sólo cocinaba,  no hacía delivery, no hacía prensa. Esa tarea era para los famosos de sus amigos. Se dedicaba a escribir libros y a publicarlos: tiene (Sí, tiene. Sí, vive) más de 30. De los cuales The Z-D Generation (1981)  es el único al cual accedí: una incomprensible charada sobre los hippies que fracasaron a toda máquina.

Hizo discos que no se consiguen, que no están, pero que en su momento sumaron un grano de arena al caos, como corresponde.

 

2

Si oye usted el nombre Ed Sanders, pensará en un actor de cine, haga la prueba si no. Después, pásese por este link, en donde chasquea sus dedos electrónicos y cuentemé. ¿Quién es? Es un maravilloso, atribulado y locón hijo de los happenings newyorkinos, que aparece y desaparece, es decir orbita, como un cometa, en los libros y revistas, documentales (como Poetry in motion de Ron Mann), de los que se dedican a rastrear fenómenos (como los cometas) y que al aparecer, lo hace de una manera espectacular y bien inquietante.

Y su banda THE FUGS, él junto Tuli Kupferberg y Ken Weaverdos, suena a los redondos de ricota pero 1.000 veces más zarpados. El concepto rock y el concepto contracultura, en extremos verdaderamente alejados del consumismo, del comunismo, e inclusive de la común acepción burguesa sobre la belleza y el arte.

Por eso hoy, época de arenas movedizas, éste es un pequeño homenaje al poeta que supo hacerme llegar al desierto de la razón: Él, Ed Sanders

 

ed

  © 2007 ruletachina.com - REVISTA VIRTUAL - Todos los derechos reservados - República Argentina