Logo RCh
 
Gancia
 
 
    edi1a
 
edi1b
RCH / Sobre Bob & Carol & Ted & Alice (1969)

 

 

 

 

 

Donde comen dos.... comen cuatro

LA PRIMERA PELÍCULA DE PAUL MAZURSKY RESULTA UN HALLAZGO ENCANTADOR. TERAPIAS ALTERNATIVAS, PSICOANÁLISIS, SWINGING, AMOR Y MARIHUANA LIBRE, QUINCY JONES, TONY BENNET Y LOS PANTALONES BLANCOS DE ROBERT CULP.
POR EUGENIA GUEVARA

Bob. En esta película -que alquilé porque la caja me conquistó con sus colores, con esa foto de los cuatro en la cama, y con Natalie Wood + Elliot Gould-, el protagonista, interpretado por Robert Culp, es el alter ego del director, Paul Mazursky, cuya primera película - ésta - según sus propias palabras, es la mejor que hizo durante su carrera. Bob, como Mazursky, es director de cine, y con el pretexto de que piensa filmar un documental sobre un centro de lo que hoy serían terapias energéticas o alternativas (que van desde el coaching hasta el tai chi, pasando por la terapia primal) y que entonces, eran una deslumbrante novedad, va un fin de semana hasta allí con su esposa, Carol.

&. La secuencia inicial del matrimonio Bob & Carol en ese centro, rodeados de cuerpos desnudos, canciones en la naturaleza, liberación bajo el cielo, y el descubrimiento del nudo oculto en su pareja, que termina cuando todos sus compañeros de terapia los sepultan, llorando, sumándose de a uno, con cálidos y fuertes abrazos, es hilarante. Bob & Carol confiesan qué sienten, sus verdaderos sentimientos, se conectan, y se desarman, mientras son tapados por cuerpos humanos formando una montaña de amor.

Carol. No sé por qué siempre me impactó el mito (o realidad, qué se yo) de la muerte de Natalie Wood, ahogada, en un dudoso accidente, cuando estaba sola con su marido Richard Wagner. También había visto un documental sobre James Dean, donde algunos decían que el rubio se había enamorado de Natalie, cuando filmaron Rebelde sin causa, la mítica película de Nicholas Ray. La cosa es que Natalie, bella, irreal, perfecta, había establecido un lazo conmigo, casi sin que yo lo notara. Natalie es Carol, la cándida y demasiado comprensiva esposa de Bob. Pero Carol llega a ser así, gracias a ese fin de semana en el centro energético, donde se da cuenta de sus sentimientos ocultos por su esposo, y de la importancia que tiene sentir o saber qué se siente. Y Carol, que al principio siente lástima por sus compañeros de terapia y después siente lástima por su marido, en el centro, antes de que todos se arrojen sobre ellos mientras lloran; no tendrá lástima de sí misma cuando Bob, al regresar de un rodaje en San Francisco, le confiese que la ha engañado teniendo sexo con otra señorita. Carol comprende y agradece la sinceridad. Más tarde, la devuelve, con creces. Y Bob, comprende y agradece también.

&. No soy sólo yo. En los comentarios que Mazursky y los tres actores hacen sobre la película, casi cuatro décadas después, Natalie aparece. Qué bella es Natalie. Qué bien lo hace. Espeluznante verla. Era tan buena y generosa. Mazursky dice que les pidió a los otros tres, actores de teatro, que ayudaran a Natalie, que quizá no era tan buena como ellos, pero era una estrella. El director sólo la vio, y a los segundos supo que ella tenía que ser Carol. Y ella, más hermosa que nunca a los 31 años, terminó por emparejar a los otros tres, talentosos y experimentados.

Ted. Es abogado, el esposo del matrimonio amigo de Bob & Carol. Es reprimido, tímido, y también bastante gracioso. Ésta es una de las primeras películas que hizo Elliot Gould, que saltaría a la fama con M.A.S.H. de Robert Altman un año después y por entonces, era el marido de Barbra Streisand, nada menos. Ted no la pasa nada bien después que Carol les cuenta, feliz, que Bob la ha engañado y que él mismo se lo ha dicho. Alice horrorizada decide que ya no puede tener sexo, y el hecho de que Ted cuestione no la acción infiel de su amigo, sino su confesión, hace que su excitación se tope, una y otra vez, con la frustración, ante el rechazo indignado de Alice.

&. En realidad, aunque Ted admira a Bob por lo que hizo, no porque lo dijo, y ha tenido oportunidades de engañar a Alice, no lo ha hecho (aún). La escena donde, loco, por la marihuana que Bob & Carol les convidaron como postre luego de una cena en su casa, intenta tener sexo con Alice que lo desprecia, o -ante la negativa - intenta salir a caminar o hacer ejercicio, también es de las mejores del film.

Alice. La actriz que la interpreta, Dyan Cannon, venía de divorciarse de Cary Grant, nada menos. A ella, Alice, le toca la peor parte, o la mejor. Fría, rígida, y la combinación de ambas, o sea, frígida; inconmovible ("a mí nunca me pega" dirá sobre la marihuana, y será verdad), intolerante, consulta a un psicoanalista por sus problemas sexuales. La terapia le permitirá liberarse, como sus amigos con las terapias alternativas. Pero, no entenderá muy bien, o entenderá demasiado, y una noche que las dos parejas se van por el fin de semana a otra ciudad para ver un concierto de Tony Bennet, propone, mientras se desnuda ante la sorpresa de Ted & Carol & Bob: ¿por qué no cruzamos las parejas?

&. Lo que pasa finalmente, no es una cuestión moral. Quizá sí de códigos, o simplemente, está relacionado con el sentir. Y eso es lo mejor de todo.

1969. El vestuario, sobre todo el de Robert Culp, el único a quien el vestuarista decidió no diseñarle nada porque sus prendas eran insuperables, es encantador. La música de Quincy Jones, un acierto. Los planteos, de avanzada. Los sesentas fueron eso. Y ahora, que en muchos aspectos, parecemos haber retrocedido un siglo, películas como ésta, que se encuentra entre lo mejor del cine norteamericano de la época, resultan un fresco y revelador hallazgop

 

  © 2007 ruletachina.com - REVISTA VIRTUAL - Todos los derechos reservados - República Argentina